Anapanasti

Anapanasti, meditación en la respiración

La meditación en la respiración es una técnica de meditación fundamental del budismo.

Según la tradición esta era la práctica que hacía Buda cuando alcanzó la iluminación. La descripción más antigua de esta meditación es el Anapanasati Sutta (El sutta de la atención a la inhalación y la exhalación). Según las escrituras budistas Pali, “ANAPANASATI” es el sistema de meditación y de desarrollo mental (citta-bhavana) generalmente practicado y enseñado por el Buda Gautama. Buda puso especial énfasis en esta meditación, considerada la puerta de entrada a la iluminación y al Nibbana. Cuando Buda se sentó al pie del Árbol del Bodhi y resolvió no levantarse de ahí hasta que alcanzara la iluminación, tomó el anapana-sati como su objeto de meditación. Sobre esta base, alcanzó las cuatro absorciones (jhanas), recordó sus vidas previas, desentrañó la naturaleza del samsara, experimentó los sucesivos conocimientos introspectivos y, en el atardecer, alcanzó la sabiduría ilimitada de un Buddha Totalmente Iluminado.

Esta práctica ha sido preservada y transmitida a lo largo de más de 2.550 años, y sigue siendo hoy en día parte esencial de la vida de la mayoría de los Budistas practicantes de Asia y del resto del mundo. Anapanasati en Pali, la lengua original está compuesto por tres palabras: Sati, que quiere decir tomar en cuenta, seguimiento; Pana, la respiración; Anapana: exhalación e inhalación. La traducción es "El seguimiento de la respiración".

Es una técnica de meditación que utiliza como punto de anclaje la respiración. Gracias al desarrollo de una atención sutil a la respiración hace posible explorar la vida. La respiración es lo que alimenta la vida, desvelando los estados de cuerpo y mente.

Uno de los objetivos de esta práctica es mejorar nuestra concentración de una manera natural y progresiva. Por medio de esta técnica nuestra capacidad de atención consciente aumenta y aumenta nuestra capacidad de mantener continuidad, con todo ello va aumentando la integración psíquica y energética.

 

Anapanasti.jpg

Anapanasti: Como practicar el seguimiento de la respiración

Una vez bien sentados comenzaremos por poner la atención en el cuerpo realizando un pequeño ejercicio de relajación, podemos recorrer el cuerpo desde los pies hasta el cabello tratando de sentirlo y enviando un mensaje mental de relax. Empezamos, después de esto, por observar nuestra respiración. Para ayudarnos en este proceso la práctica se divide en cuatro etapas.

Primera etapa Anapanasti:

Observamos y seguimos todo el proceso respiratorio desde que el aire entra por la nariz y llega hasta los pulmones, tratando de darnos cuenta de las sensaciones, del ritmo, de los músculos que intervienen en el proceso, de la diferencia entre el inhalar y el exhalar. Cuando estemos listos comenzamos a contar las respiraciones después de cada exhalación.

Segunda etapa Anapanasti:

Seguimos contando las respiraciones en ciclos de diez, pero ahora realizamos el conteo antes de cada inhalación, es decir contamos uno inhalamos-exhalamos.

Tercera etapa Anapanasti:

Dejamos de contar, tratando de mantener la atención consciente en todo el proceso respiratorio, tanto las sensaciones físicas producidas por la respiración como el ritmo, el espacio entre inhalar y exhalar.

Cuarta etapa Anapanasti:

Enfocamos nuestra atención en la zona de las fosas nasales y labio superior, buscamos ahí la sensación que se produce al entrar en contacto el aire con esa zona del cuerpo. Localizamos esta sensación y nos enfocamos en ella.

Después de haber meditado sentiremos nuestra mente más ligera, nos encontraremos más relajados y despiertos, y percibiremos el entorno con más viveza, Estaremos más positivos y estas experiencias irán en aumento conforme mantengamos una práctica de meditación y progresivamente mejorará nuestra capacidad de concentración.

Si hace una inhalación prolongada, deberá comprender tal acto con plena atención. Si hace una exhalación prolongada, deberá comprender tal acto con plena atención. Si toma una inhalación corta, deberá comprenderlo con plena atención, si hace una exhalación corta, deberá comprenderlo con plena atención.

“Inhala experimentando el cuerpo en su totalidad, exhala experimentando el cuerpo en su totalidad”

Así es posible darnos cuenta de que nuestro cuerpo, el cual ejercita las dos funciones de inhalación y exhalación, es únicamente un cuerpo, no un ego o “Yo”. Esta atención plena y sabiduría son útiles para desarrollar una mejor y más profunda atención y sabiduría, llegar a estar capacitado para la vida con sabiduría respecto a este cuerpo y no se aferrar a nada en el mundo con una visión errónea. Viviendo sin apego, el meditador recorre el camino hacia Nibbana a través de la contemplación de la naturaleza del cuerpo.

La Anapanasati, la "meditación en la respiración" o la meditación de la respiración, es una de las pocas meditaciones que se puede utilizar para muchos propósitos. Gracias a esta práctica budista es posible desarrollar la consciencia, la concentración, el conocimiento del cuerpo y la percepción. La clave para obtener los mayores beneficios de esta meditación es la constancia en el enfoque y el esfuerzo, porque a la mente le resulta difícil permanecer concentrada en la respiración por mucho tiempo.

 

Si quieres conocer más prácticas de meditación, no te pierdas nuestro artículo Meditación Mindfulness y otros en nuestro blog.