72 Nombres de Dios

Meditación Kabbalah y los 72 Nombres de Dios

Hoy se habla mucho de meditación y de las diferentes técnicas. Sin embargo, hay una técnica de meditación, de kabbalah, que es menos conocida.

A los albores del siglo XIII, Isaac el Ciego, el primer kabbalista de la historia, congregó a los primeros estudiosos provenzales de la Kabbalah, quienes la difundieron a su regreso cerca de Barcelona. Ahí, se formó un círculo místico que fundó las doctrinas de la primera Kabbalah, difundiéndose a toda la península. Fue allí donde la Kabbalah encontró, durante dos siglos, el terreno más propicio para su cultivo.

El descubrimiento de la práctica de la meditación hebraica es reciente. Antes de que los estudiosos Gershom Sholen y Moshe Idel, analizando los escritos de un erudito cabalista, Abraham Aboulafia, encontraran referencias de la hitbodebout (meditación en hebreo), se consideraba que esta fuera una técnica importada de otras culturas. Existen dos terminos hebreos para referirse a la meditación cabalística: Hitbodebout, que significa aislarse, estar solo con uno mismo; y hitbonenut, que se refiere a la actividad de profundizar en uno mismo para lograr la comprensión de las cosas.

Fue Aryen Kaplan, escritor judío, quien descifró posteriormente las claves de esta práctica en la Biblia, en los trabajos del Rabí Nahman. Este rabino escribía que la meditación se practicaba tres horas al día para conseguir la ascensión del Alma a los 3 estados fundamentales: Nefech, (sangre), Rouah, (espíritu), Nechamah, (Acto de Respiración).  Estos tres estados son los que permiten al hombre enfocar su atención en el momento presente. Gracias a la comprensión del estado meditativo que nos expresa la Kabbalah, es posible entender realmente la dimensión de laquietud y belleza interior. El propósito de la Hitbodebout para el kabbalista es llegar a la dimensión de Rouah Haquodech para alcanzar la iluminación, y que ésta le lleve a experimentar la Beriyout, la Salud Integral.  La persona que haalcanzado la iluminación está desarrollando la facultad de Ratsone, (voluntad) de vivir, que a su vez crea una perfecta Beriyout, una plenitud integral y saludable y por lo tanto una cualidad que satisface la experiencia profética, el éxtasis. 

La práctica de la Hitbodebout utiliza los elementos como fuente de inspiración, porque en todos ellos está presente la Divinidad. La técnica se basa principalmente en la respiración, que es lo que nos permite tomar conciencia de las 3 dimensiones, Nefech, Rouah, Nechamah.  Para la Hitbodebout, los momentos más adecuados son después de medianoche y antes de la salida del sol, es cuando los primeros coros de Ángeles, los Serafines y los Querubines ilumina el lugar donde meditamos y nuestro interior.

Algunos ejemplos de Meditación Kabbalah

· La Hitbodebout y los Querubines: Meditación profunda e inspiradora que se refugia en el Templo de Salomón, sobre el Arca de la Alianza, donde se guardan las Tablas de la Ley, conocimiento iniciático, custodiada por Dos Querubines, puerta de acceso a la conciencia Divina, y mediante los cuales Dios se comunica con Moisés.

· La Hitbodèbout y la música:  Rabbi Nahman evoca el origen místico de la música asociada a los Querubines. La música mántrica provoca un estado de quietud mental y ayuda a librarse de loa parásitos que oscurecen la alegría, Hasimha.

· La Hitbodebout y YHVH. El Tetragrama es un poderoso mantra que sólo puede pronunciarse con la boca cerrada. La conexión con el Nombre Sagrado puede ser extremadamente reveladora. Se expresa en las diferentes permutaciones de las Letras-Fuerza que lo componen.

· La Hitbodebout y los Sefirot. Los profetas meditaban horas sobre la concepción del mundo y los misterios de los Sefirot, Centros Energéticos que unidos por los Senderos representan la Creación de todo lo que ES.

La técnica de los 72 nombres de Dios. ¿Qué son los 72 Nombres?

Fue el Rabino Menahem Azariah Da Fano quien reveló estas secuencias en los Salmos y extrajouna oración, la cual es una herramienta muy poderosa, que nos permite ir corrigiendo lo que nos impide ver la cara real de la materia y dominar el tiempo y el espacio.

72-nombres-de-dios

Los 72 nombres de Dios no son palabras propiamente dichas, sino combinaciones de tres letrasarameas que conectan con una corriente espiritual infinita y ayudan a liberar los poderes divinos en nosotros y lograr el control de nuestra realidad física. El numero 72 viene de las 72 letras de los versículos 19, 20 y 21 del libro 14 del Éxodo. Tomando una letra de cada versículo y armando así las 72 combinaciones únicas de las letras hebreas, se crea una vibración espiritual que sirve como antídoto poderoso en contra de la energía negativa del ego humano y actúa como índice de unas frecuencias específicas espirituales. Cada una de las tres letras tiene una función particular. La primera es una carga positiva, la segunda es una carga negativa y la tercera es un cable a tierra. Las tres juntas forman un circuito de energía que se transmite directamente a nuestra alma. Simplemente mirando las letras, así como cerrando tus ojos y visualizándolas, es posible conectarse con esas frecuencias. Los 72 nombres son una herramienta para ayudar al hombre a tener control sobre el caos al controlar nuestra naturaleza física; el único obstáculo es nuestro ego. Al superar nuestro ego tendremos control sobre el mundo físico, que ese es el propósito de los 72 Nombres de Dios. Cuando se medita sobre las diferentes secuencias de tres letras, una determinada influencia espiritual es transmitida directamente al alma. Existen tres requisitos previos para activar el poder de los 72 Nombres:

1. Convicción de su poder.
2. Un entendimiento de la influencia específica de cada Nombre.
3. Una acción física correspondiente para activar su poder.

El primer requisito depende de nosotros mismos. El segundo requisito es dado. Apreciar este hecho enriquecerá y mejorará aún más la conexión con la Luz. El tercer requisito es, el más difícil de observar. Por ejemplo, si se está usando un Nombre Sagrado específico para vencer unos  miedos, será necesario enfrentarse al miedo para lograr erradicarlo. Meditar con los 72 nombres de Dios puede ayudar a sanar cuestiones con las que nos enfrentamos a diario en nuestra vida; algunas de ellas se repiten una y otra vez, haciendo que nos sintamos en un callejón sin salida. 

Si te ha gustado este artículo no te pierdas Meditacion Ho’ oponopono y Meditación con PNL en nuestro blog.