Meditación Mindfulness

¿Qué es la meditación mindfulness?

Thich Nhat Hanh, monje vietnamés y activista para la paz, define la meditación Mindfulness con esplendidas palabras: “Los sentimientos van y vienen como las nubes en un cielo ventoso. La respiración consciente es mi ancla”. La práctica del mindfulness es el medio que hace posible salirse del ajetreo del mundo para ver las cosas desde otra perspectiva.

La palabra Mindfulness ha sido traducida en diferentes modos en español: Atención Plena, Plena Conciencia, Presencia Mental y Presencia Plena/Conciencia Abierta. En su idioma original, el pali (un idioma vernacular similar al sánscrito hablado en la época en que el Buda comenzó a enseñar hace 2500 año), “sati” es la nominalización del verbo "sarati" que significa rememorar o recordar. Sati o Mindfulness es la capacidad de poder estar en el presente y de recordarnos estar en el presente. La técnica de mindfulness emplea la respiración como uno de los objetos de atención. Centrando la atención en la respiración, somos capaces de ver el mundo de otra forma.  

El objetivo último del Mindfulness es el aprendizaje, conectar con nuestro yo interior aprendiendo a gestionar los eventos y reaccionar de modo más consciente y eficaz a las eventualidades del día a día. El Mindfulness nos permite darnos cuenta de lo que está sucediendo en el momento exacto en el que está sucediendo, ensenándonos a aceptar el fluir de las cosas, así como son.

 

Meditacion-Mindfulness.jpg

Beneficios de la Meditación Mindfulness

El estilo de vida de las sociedades occidentales lleva muchas personas a padecer de estrés, causando depresión, ansiedad y otros trastornos. La meditación y el Mindfulness reducen los niveles de cortisol, la hormona que se libera en respuesta al estrés. El cortisol regula y moviliza la energía en situaciones estresantes, pero un alto nivel produce muchos efectos secundarios. La práctica del Mindfulness aporta a sus practicantes un estado de calma y serenidad, afectando nuestra salud física y emocional, haciendo que los niveles de cortisol desciendan. Practicar la meditación mindfulness no solo ayuda a reducir el estrés, sino también ayuda a dormir mejor y aumentar la capacidad de concentración.

Basada en la compasión y la aceptación, esta práctica mejora las relaciones interpersonales y la habilidad de comunicar las emociones a otra persona. Además, la meditación ayuda a calmar la mente, y una mente calmada tiene más espacio también para generar ideas nuevas.

Efectos de la Meditación Mindfulness en el cerebro

La práctica de Mindfulness o Atención Plena ha estado integrándose a la Medicina y Psicología de Occidente en los últimos 30 años. Es aplicada, estudiada científícamente y reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general.

Jon Kabat-Zinn, conocido referente mundial de Mindfulness que introdujo esta práctica dentro del modelo médico de occidente, es el fundador de la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Allí introdujo a los pacientes a la práctica de Mindfulness para el tratamiento de problemas físicos, y psicológicos, dolor crónico, y otros síntomas asociados al estrés.

Según muchos estudios llevados a cabo, la práctica de la meditación ayuda a prevenir el deterioro cerebral a medida que envejecemos, reduce la actividad en los centros de auto-referencia del cerebro (las zonas yo, mí, mío) y sus efectos son comparables a los efectos de los fármacos para la ansiedad y la depresión.

Además, la meditación puede generar cambios de volumen en áreas clave del cerebro. Tan solo unos pocos días de entrenamiento mejoran la concentración y la atención, reducen la ansiedad y la fobia social y su práctica también puede ayudar a superar las adicciones.

Según el tipo de cambio que estemos buscando lograr, varían los tiempos para obtenerlos. Por ejemplo, como demuestran algunos estudios, los cambios en el cerebro se verificaron con tan solo 5-20 minutos de práctica diaria durante 5-8 semanas. En el tratamiento del dolor, 4-6 sesiones de 20 minutos fueron suficientes para reducir su intensidad en personas saludables, siendo por lo menos 8 las semanas de meditación diaria necesarias en el caso de personas que padecían dolor crónico. En el caso del estrés, fueron necesarios 27 minutos diarios durante 8 semanas. Para ver mejorías en la presión arterial también se requirieron 20 minutos de meditación diaria 8 semanas. Las mejorías en atención requirieron 4-5 sesiones de 20 minutos.

Si quieres aprender más sobre esta técnica y gozar de sus beneficios, te recomendamos leer los demás artículos en nuestro blog, como La meditación guiada, algunos tipos y sus beneficios y descargar Meditación Mindfulness.